Inicio
Equipo Humano
BLOG
Canal YOUTUBE
¿Qué ofrecemos?
Adultos
Ansiedad
Agorafobia
Depresión
Duelo
Estrés Laboral
Fobia Social
Fobias Específicas
Ingesta Compulsiva
Juego Patológico
Problemas de pareja
Tabaquismo
Trast.Est.Postraumat
T.Gastrointestinales
Trast.Ob.Compulsivo
Trastorno de Pánico
Trastornos Sexuales
Niños y Adolescentes
Horas de consulta
Contacto
Así nos encontrará
Terapia EMDR
Enlaces interesantes
Preguntas Frecuentes
Imágenes
Mapa de la Web

El Trastorno de Estrés Postraumático (T.E.P.) es un trastorno de ansiedad que suele producirse tras haber sufrido u observado un acontecimiento altamente traumático (atentado, violación, asalto, secuestro, accidente, enfermedad mortal, etc.), en el que está en juego nuestra vida o la vida de otras personas. Esta experiencia puede originar un aprendizaje emocional que tiene como fin proteger al individuo frente a nuevas situaciones similares, pero que va a ocasionar toda una serie de síntomas agrupados en tres tipos diferentes: rememoración (o reexperimentación), hiperactivación fisiológica y evitación (junto con embotamiento afectivo).

Las imágenes de la situación traumática han quedado grabadas en una memoria emocional indeleble y vuelven a reexperimentarse una y otra vez con gran viveza, en contra de la propia voluntad, a pesar del paso del tiempo, con todo lujo de detalles, como si estuviera sucediendo de nuevo (flashback).

Estos procesos cognitivos disminuyen la capacidad de concentración, memoria, toma de decisiones, y producen reacciones emocionales muy fuertes, con intensas respuestas de ansiedad (preocupación, miedo intenso, falta de control, alta activación fisiológica, evitación de situaciones relacionadas, etc.), irritabilidad, ira, tristeza, culpa y otras emociones negativas.

Todo ello genera una gran activación fisiológica, un tremendo malestar psicológico acompañado de una continua hipervigilancia que mantiene la reacción de estrés, como si volviera a repetirse actualmente la situación traumática, o pudiera repetirse en cualquier momento, generando agotamiento, emociones intensas, pensamientos irracionales, sesgo atencional (todo el tiempo se piensa en lo mismo), sesgo interpretativo (estímulos que antes eran neutros ahora se viven como amenazantes y se evitan), que aumentan aún más la intensidad de las respuestas de ansiedad, sumando más impotencia, debilidad, agotamiento, etc.

Con la Terapia EMDR se están obteniendo fabulosos resultados en el tratamiento del T.E.P. También, desde la Terapia Cognitivo Conductual, se dispone de un tratamiento que ofrece una gran eficacia.

 


C/ Arca de la Alianza 4, Bajo B 24401 Ponferrada
987 42 83 92 | info@cabanelapsicologos.es