Inicio
Equipo Humano
BLOG
Canal YOUTUBE
¿Qué ofrecemos?
Adultos
Niños y Adolescentes
Ansiedad Social
Ans.por Separación
Depresión
Tics
Eneuresis
Encopresis
Trastornos del sueño
Alimentación
Comportamiento
Hiperactividad
Bullying
Horas de consulta
Contacto
Así nos encontrará
Terapia EMDR
Enlaces interesantes
Preguntas Frecuentes
Imágenes
Mapa de la Web

Más del 40% de los niños y adolescentes sufren problemas de ansiedad que interfieren significativamente con su desarrollo social y la evolución normal de su aprendizaje. Los problemas de ansiedad merman su rendimiento académico, alteran las relaciones familiares, así como las relaciones con sus iguales. Por otro lado, la evidencia empírica muestra que la mayoría de los trastornos que presentan los adultos han sido generados o adquiridos durante su infancia o adolescencia. Estos problemas de no ser abordados a tiempo pueden consolidarse y transformase en factores de riesgo para otros cuadros psicopatológicos, además de poder verse complicados por el uso de diferentes tipos de drogas; en muchos casos, de hecho, los problemas de ansiedad se encuentran en el origen de los comportamientos adictivos.

Entre los trastornos de ansiedad más frecuentes durante la adolescencia se encuentran los problemas de ansiedad social y la fobial social. La prevalencia de la fobia social (Trastorno de Ansiedad Social, DSM-IV-TR) se supone entre un 1% y un 1.5% para la población general. En muestras clínicas (niños o adolescentes remitidos para tratar otros problemas) se ha situado en torno al 15%, (Vasey, 1995); estudios posteriores han sugerido incluso porcentajes mayores.

La fobia social, aunque en muchos casos de inicio en la infancia, se consolida, es más común y mucho más incapacitante en las distintas etapas de la adolescencia. Las relaciones interpersonales, si bien son siempre importantes a lo largo del ciclo vital, en esta etapa alcanzan un valor esencial, haciendo que el déficit en la competencia social del adolescente se ponga especialmente de manifiesto, y se convierta en el origen de diversos focos de desadaptación académica, profesional, social y emocional. Dada la importancia de la calidad de los contactos sociales a la hora de predecir el ajuste psicológico de un individuo, no es sorprendente encontrar una estrecha relación entre competencia social y salud mental, y por tanto, que los problemas de ansiedad social y fobia social sean origen de otros problemas emocionales como la depresión, con la comparten una alta comorbilidad. De hecho, se ha encontrado que los niveles bajos de competencia social son un factor de riesgo para trastornos como la depresión o la fobia social. Concretamente la valoración de la competencia social parece de especial importancia a la hora de predecir síntomas depresivos, y aparece como una de las áreas prioritarias de evaluación e intervención a la hora de establecer programas de prevención y promoción de la salud mental entre los adolescentes.


C/ Arca de la Alianza 4, Bajo B 24401 Ponferrada
987 42 83 92 | info@cabanelapsicologos.es